tetazas

Las tetas y la música tienen una relación muy estrecha, al igual que las tetas y el cine, las tetas y la televisión y una infinidad de ejemplos más. En este caso nos vamos a centrar en el caso de Jess Greenberg, una chica que se ha hecho famosa en youtube con sus, ejem, música. No sabemos quién fue el lumbreras de entre sus amigos que le aconsejó ponerse un poco de escote en los vídeos que subía a youtube pero dio en el clavo. Miles de seguidores para ella, que dicho sea de paso no canta mal y toca la guitarra decentemente… como decenas de miles de personas que no tienen o no lucen esas tetazas. En fin, la atracción de un buen par de tetas sobre todos nosotros es innegable. Sin ir más lejos, un servidor, después de escribir toda esta parrafada, ha visto el vídeo de Jess Greenberg unas quince veces hipnotizado por la sensualidad de sus “acordes”. Para rematar la teoría os ponemos a una tetona adicional tocando el… piano. Sí, se puede fardar de tetas con dicho instrumento, ¿queréis verlo?